Juan Rico

¡Hola, mundo!

Este es mi segundo intento de escribir un blog. En esta ocasión y, más allá de la periodicidad de publicación, espero que sea diferente. El primero se podría decir que ha muerto aunque siga visible.

Algunos expertos afirmaron ya en 2008 que los blogs iban a morir pronto (Wired) y, a lo sumo, solo quedarían los de gran calidad.

Con el paso de los años, podríamos considerar más acertada la opinión de Hernán Casciari y Enrique Dans, también en 2008, el año de la crisis y, según parece, también el de la predicción de la muerte de las bitácoras. Sintetizando, consideraban que los blogs seguirían ayudando a todo aquel que quisiera crear su propia presencia en la red.

Una red centralizada gracias al predominio de las redes sociales y otros fenómenos que acortan y simplifican el mensaje, además de convertir todo en información caduca —que es justo lo contrario a la apuesta de los blogs—.

Apuesta que comparto y pongo en práctica al iniciar este blog. Haré del mismo mi rincón en Internet, construyéndolo y cuidándolo poco a poco para que, al recibiros queridos lectores, os sintáis como en casa.

¡Allá vamos!